PRODUCCIÓN Y MANTENIMIENTO


Para mejorar la productividad también es vital trabajar en mejorar el equilibrado de los tiempos de los procesos de producción, reducir su variabilidad, estandarizar el trabajo de los diferentes puestos y mejorar continuamente el rendimiento de las máquinas mediante la reducción de sus paradas e interrupciones. 

¡¡Para mejorar hay que medir!!. Debemos conocer la situación de partida siempre. Por ejemplo, para aumentar la productividad de nuestros procesos tenemos que crear, previamente, indicadores que nos muestren el coste en minutos de un producto o para mejorar la calidad, el porcentaje de piezas realizadas a la primera.

¿Hemos tenido mejoras significativas, y continuadas, de resultados en términos de calidad, servicio al cliente, productividad, implicación de las personas o reducción de los costes de lanzamiento de los nuevos productos con los métodos tradicionales?

Únicamente podremos conseguirlo con la implementación o mantenimiento de un Sistema de Excelencia, también denominado Lean Manufacturing, en el que todos los departamentos y funciones de la empresa estén comprometidos.

En este sentido, las auditorías del Sistema de Excelencia nos permiten:

  • Conocer en qué medida nuestros procesos productivos y de gestión se acercan al Lean Manufacturing
  • Detectar oportunidades de mejora en todas las áreas de la empresa
  • Elaborar un plan de trabajo integral para mejorar los resultados

.

PRODUCCIÓN Y MANTENIMIENTO

microparadas2Una vez tengamos una planificación que nos permita mantener lo más estable posible la mano de obra, es cuestión de trabajar en mejorar el equilibrado de los tiempos de los procesos de producción, reducir su variabilidad, estandarizar el trabajo de los diferentes puestos y mejorar continuamente el rendimiento de las máquinas mediante la reducción de sus paradas e interrupciones. Entre ellas están los tiempos de cambio.

A mayor reducción, más posibilidades y más fácil será la implementación del kanban de producción y, con ello, reducir las existencias, mantenerlas dentro de los objetivos fijados, evitar planificar la producción de los procesos intermedios y reducir al mínimo las roturas de stock.

Todo ello se traducirá en la mejora de la productividad, calidad y servicio a los clientes.

.

.

.