Almorzar en nuestro escritorio aumenta la productividad

La productividad es fundamental para todo trabajador y una aptitud indispensable a la hora de contratar personal. Por ello, debes saber cómo aumentarla.

Es común, sin embargo, que ésta tienda a descender luego de ingerir alimentos.

Para menguar el efecto científicos de la Universidad de Humboldt, Alemania descubrieron que almorzar en el escritorio puede ser beneficioso.

¿Cómo se produjo el hallazgo?

Según explica el portal semana.com, los investigadores partieron de la hipótesis de que quienes almorzaban fuera del lugar de trabajo presentarían una actitud más relajada que les permitiría aumentar su desempeño. No obstante, el resultado no fue el esperado.

El estudio se condujo sobre dos grupos de individuos y se desarrolló durante varias semanas. El primer grupo salía de la oficina para almorzar fuera por un período no menor a una hora y disfrutaban tranquilamente de su almuerzo con amigos. El segundo debió almorzar en su escritorio. Ambos ingirieron alimentos similares y no bebieron ningún tipo de bebida alcohólica.

Las conclusiones obtenidas develaron que quienes comían fuera del entorno laboral volvían menos concentrados y con un estado mayor de somnolencia. La función cerebral descendió significativamente y tenían dificultades para desarrollar tareas de mayor complejidad y precisión. Por su parte, el segundo grupo demostró mayor sagacidad y rapidez mental, además de encontrarse increíblemente relajada a la hora de enfrentarse a sus labores.

El responsable del estudio, el doctor Werner Sommer, sostiene que "la comida en un restaurante es tan relajante que parece reducir los procesos de control cognitivo por un tiempo”.

Descenso de la función cerebral

Esta disminución del control cognitivo puede ser muy positiva para lidiar con ciertas labores, pero no se adecúa a los estándares de muchos trabajos meticulosos, donde es necesario un alto nivel de productividad.

Una reducción cognitiva puede tener efectos negativos cuando es necesario que el trabajador sea capaz de monitorear su trabajo. El no prestar la suficiente atención en este tipo de empleos lleva inevitablemente a erratas, afirma Sommer. Si trabajas en un laboratorio o en fábricas, que involucran procedimientos técnicos, de producción o procesamiento numérico, los autores recomiendan almorzar en el escritorio.

Si, por el contrario, trabajas en un área que se caracterice por la creatividad, originalidad e innovación, salir a comer puede resultarte útil. Los científicos encontraron una correspondencia entre el efecto relajante que genera comer en un restaurante y el aumento de la creatividad.


Share with Share on Google+