Cómo aumentar la productividad al trabajar con submetas

La buena conjugación de tareas, tiempo y motivación puede aumentar enormemente tu productividad a través del concepto de "submetas".

Para ello, aquí te proponemos una “demostración gráfica” de cómo la clásica recomendación de dividir una gran tarea en tareas menores funciona.


Para empezar, veamos cómo se representa la curva del trabajo, la que nos afecta a la amplia mayoría de mortales:

 trabajar con submetas

Tenemos en el eje vertical nuestra motivación y en el eje horizontal el tiempo. Pongamos que nos acaban de asignar una tarea (META) que hay que hacer para una fecha futura. Nuestro comportamiento natural (si, natural) es el que describe la curva azul del trabajo: mientras nuestra motivación para realizar esta tarea está por debajo de las tentaciones que nos encontramos (línea de puntos roja) preferimos dedicarnos a éstas que a la tarea asignada (procrastinamos). Sólo cuando se acerca la fecha de entrega, nuestra motivación es mayor que las tentaciones y, entonces, es cuando nos ponemos a trabajar en ella.

En general todos funcionamos así. ¿Quién no se ha pegado esas pechadas a estudiar para un examen el último día? ¿Quién no se ha quedado en el despacho o sin dormir para preparar el informe de mañana?

Lamentablemente, nos movemos por motivaciones extrínsecas (una fecha de entrega) cuyo incumplimiento tendrá consecuencias nefastas (el despido). Luego nos quejamos de que nuestro jefe está todo el día persiguiéndonos, etc. Si nos comportamos como niños nos tratarán como a niños.

 

¿cómo variar la curva de trabajo?:

Lo que podemos hacer, dando por inevitable el anterior comportamiento, es aumentar el número de metas en el eje horizontal. Descomponer nuestra meta en submetas conseguirá que la curva del trabajo se reproduzca en intervalos más pequeños:

2

Con estas submetas y ante un mismo nivel de tentaciones, nuestro trabajo efectivo (por encima de la línea de las tentaciones) es mucho mayor y nuestra procrastinación, aunque inevitable, mucho menor.

Creo que con el anterior gráfico se ve perfectamente el efecto de las submetas pero, si no, aquí tenéis los gráficos de “submetas para dummies”:

34

Un último consejo: no hagas trampas con las submetas. Si no despiertan la misma motivación que la meta final, vas a tener problemas para superar el listón de las tentaciones. Si es preciso, copia los atributos que te motivan de la meta final, por ejemplo: presenta el plan a tu jefe y comprométete con él a presentarle resultados intermedios.

 

fuente: marcaladiferencia.com


Share with Share on Google+