Enfermedades causadas por el estrés laboral

El estrés parece el verdugo más infalible en la actualidad.

Miles de personas viven con demasiado estrés producido por las actividades diarias y, sobre todo, por la carga laboral que se impone sobre ellos. Todo ello favorece la aparición de enfermedades.

Vamos a repasar algunas de esas enfermedades causadas por el estrés laboral.

 

 SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA:

enfermedades1 Se estima que las personas que sufren de síndrome de fatiga crónica disminuyen hasta el 50 por ciento su productividad, Se trata de un agotamiento crónico que no se alivia con el descanso. Sus síntomas más relevantes son la pereza, el insomnio, dolor muscular y fiebre, entre otros síntomas. Usualmente las personas se sienten desmotivadas, pierden su autoestima laboral y abandonan sus tareas con facilidad.

 FATIGA VISUAL:

enfermedades2Las personas que tienen fatiga visual por cuenta del estrés laboral presentan los ojos rojos, con ardor, adormilados y notablemente cansados son síntomas del estrés. El estrés laboral producido por la continua lectura de documentos o las horas permanente de visualización hacia la pantalla puede también causar dolor de cabeza, malestar y hasta síndrome del ojo seco.

 

 DOLOR DE ESPALDA:

Los quiroprácticos han resultado muy solicitados por cuenta de los oficinistas que pasan más de 8 horas sentados frente al computador. No solo se trata de un peso en la espalda que produce dolor, por cuenta del estrés laboral, la verdad ese malestar puede llegar a extenderse a los dolores de hombros, cuellos y cintura.  La lumbalgia es una de las consultas que más realizan las personas a causa del estrés laboral.

 PROBLEMAS GÁSTRICOS:

Cuando las personas se irritan por cuenta del estrés laboral, los jugos gástricos parecen también emocionales.

Un ardor en el estomago prolongado y la posible falta de apetito o de tiempo para comer puede producir dolorosos problemas gástricos.

 

 DEPRESIÓN:

A menudo las personas con estrés laboral pasan por efectos emocionales de alto impacto, entre ellas, la fatiga, la irritabilidad, de las que hemos hablado. Otras como la baja autoestima, la desesperación, el nerviosismo y la falta de concentración pueden llevar a una persona a sentirse deprimido, con consecuencias emocionales profundas.

 

Se puede prevenir el estrés laboral con métodos como la relajación, la meditación o la práctica de respiración para controlar la ansiedad. Duerme bien, evita demasiado ruido o una iluminación fuerte.

.


Share with Share on Google+