"Hacer el vago" incrementa la productividad en el trabajo

Instructores de 'coaching' aconsejan combinar los momentos de esfuerzo intenso con lapsos de ocio y descanso durante la jornada laboral.- Un paseo por la oficina, una pausa de relajación, el café con los amigos... son prácticas que ayudan al trabajador a recuperar la atención. "En pequeñas dosis, hacer el vago en el trabajo puede ser más que positivo", afirma Alfredo Diez, director ejecutivo de la escuela TISOC.

.
Echar una cabezadita, dar un paseo por la oficina, mirar al infinito… son actividades habitualmente calificadas de pérdida de tiempo. Sin embargo, expertos en coaching defienden que "hacer el vago" durante la jornada laboral puede llegar a ser muy productivo.

"El cerebro no está preparado para aguantar más de dos horas de atención continuada y, tras este período, comienzan a aparecer los errores", explica Miriam Ortiz de Zárate, directora del Centro de Estudios del Coaching.

Por su parte, la escuela europea TISOC anima a incorporar momentos de ocio a los días de trabajo. "En pequeñas dosis, hacer el vago en el trabajo puede ser más que positivo", asegura Alfredo Diez, director ejecutivo de TISOC.

Prácticas recomendadas
Según Alfredo Diez, el descanso puede retornar en términos de productividad si se gestiona correctamente. "No podemos pretender estar siempre al 100% en el trabajo, es más realista aceptar que necesitamos ese pequeño hueco de ocio", manifiesta.

Así, prácticas como apagar el correo electrónico y el teléfono móvil durante una hora cada mañana favorecen que el trabajador recupere la atención, al igual que tomarse un café con los amigos.

Charlar con los compañeros de trabajo "es más importante de lo que pensamos", explica Diez. "Un simple chiste puede servir para relativizar un sonoro fracaso y compartir los éxitos hace que sepan mejor", ejemplifica.

Otra de las recomendaciones de TISOC consiste en pasear por la oficina para estimular la agilidad mental y despejar las ideas. La razón reside en que el hemisferio derecho del cerebro, responsable de la creatividad y la innovación, se activa cuando el cuerpo se mueve.

En cuanto a la célebre siesta española, los expertos coinciden en otorgarle un gran poder reparador. La directora del Centro de Estudios del Coaching, Miriam Ortiz, asegura que "cerrar las ojos es una forma de descanso fantástica" y recomienda, si se cuenta con la posibilidad, dormir entre 10 y 20 minutos, ya que un descanso más largo puede alterar el estado de ánimo.

Además de la pausa del café y del período de comida, Ortiz aconseja meditar en pequeñas pausas de un minuto de duración. “Inspirar y aspirar profundamente y centrar nuestra atención en la propia respiración no solo trae mucha relajación, sino que ayuda a eliminar el estrés y a recuperar la concentración”.

Otra forma sencilla de meditación consiste en “abstraerse de las tareas laborales y dejar el pensamiento volar”. Ortiz invita a observar el cielo o simplemente a levantar la vista del teclado y mirar hacia el infinito. "Estos simples y sencillos ejercicios son absolutamente potentes”, destaca Ortiz.

 


Share with Share on Google+