Ley de Illich: no hay que trabajar más sino mejor

La ley de Illich asegura que la productividad se vuelve negativa a partir de un umbral.

La calidad de nuestro trabajo es más importante que la cantidad.

Por suerte o por desgracia, los seres humanos poseemos una capacidad de trabajo limitada y con un poder de concentración que dista mucho de ser infinito.Existen numerosos estudios tanto de productividad pura y dura como psicológicos que evidencian la realidad que se resume en este principio, conocido como Ley de la Productividad de Illich.
.

ley-illich-1

¿Que significa exactamente esto? A priori, podemos extraer tres importantes lecciones que son de sobra conocidas en el mundo de la productividad.

  • La primera es que no podemos pasar en estado de máxima concentración demasiado tiempo. Por ejemplo, Francesco Cirillo defiende que máximo que podemos pasar enfocados en una tarea al ciento porciento es aproximadamente 25 minutos. A patir de este umbral, nuestro rendimiento cae hasta que resulta contraproducente seguir trabajando. Por ello, mucha gente establece miniperiodos de descanso en estos ciclos de trabajo para poder recuperarnos y rendir más en el siguiente ciclo.
  • La segunda lección es que trabajar muchas horas al día es contraproducente. Si de verdad trabajamos al máximo nivel durante nuestra jornada laboral, es imposible rendir durante muchas horas seguidas.
  • Por último, la Ley de Illich nos enseña que debemos tomarnos vacaciones de vez en cuando. Cuando pasamos muchos días seguidos sin descanso, aunque cumplamos escrupulosamente con nuestro horario, acumulamos fatiga mental. Esta fatiga hace que cada día nos resulte más difícil concentrarnos y nuestras horas de trabajo sean de menor calidad. Tener unas buenas vacaciones de vez en cuando y cambiar de actividad y de entorno de vez en cuando ayuda a mejorar nuestra productividad personal.

Comprender cuándo y cómo debemos descansar es igual de importante que saber cuándo y cómo trabajar.

 

Daniel Grifol


Share with Share on Google+