Hábitos que nos impiden ser productivos

Si hace poco repasábamos los hábitos a seguir para ser más productiv@s, en esta ocasión le vamos a dar la vuelta a la tortilla y vamos a ver qué cosas nos impiden ser productivos.

Esta época de sobreabundancia informativa, nuevas tecnologías y millones de opciones a realizar no nos pone fácil acabar todas las tareas que empezamos. Sin embargo, la lucha contra el tiempo es una batalla que a veces tiene más que ver con nuestras rutinas, el ambiente de trabajo o cómo afrontamos la vida. El portal 'Think Big' de Telefónica ha detectado 15 hábitos que nos dificultan aprovechar las horas y acabar los retos que nos proponemos.


pensar poco en el presente:

Tenemos que ser capaces de concentrarnos en las tareas que estamos ejecutando ahora, y no solo hacer planes para después. Además, es necesario aceptar que no tenemos tanto control sobre lo que va a ocurrir como querríamos.

 

las nuevas tecnologías:

Gastamos mucho tiempo viendo fotos de nuestros amigos en las redes sociales, vídeos virales de Youtube o revisando Twitter. Tenemos que controlar esto y limitarlo a los momentos de descanso, porque lo que en principio suelen ser unos minutos acaba siendo mucho más tiempo.

 

hacer varias cosas a la vez:

Contrariamente a lo que pensamos no hacemos más tareas en menos tiempo, sino que tardamos más y el resultado tiene menos calidad. Además esto nos obliga en muchas ocasiones a volver a empezar si el resultado no ha sido satisfactorio.

 

postergar las decisiones:

La pereza o la inseguridad nos hacen atrasar decisiones y tareas. La consecuencia es que el problema suele agravarse y que no podremos olvidar eternamente que existe, en algún momento nos tendremos que enfrentar a él.

 

saber decir que "no":

Gestionar y organizar tu tiempo implica ser capaz de saber cuándo puedes decir sí a las personas y cuándo tienes que decir que no en un determinado momento, porque ayudar o implicarte en un nuevo proyecto perjudica a todo lo que estás haciendo.

 

comer bien:

Mejor que el cuerpo gaste energía en lo que quieres hacer que en hacer la digestión de alimentos poco saludables o pesados.

 

ser excesivamente perfeccionista:

Puede provocar que nunca des por acabada una tarea o que intentes llegar a un nivel que es imposible alcanzar. Si no puedes evitar ser perfeccionista, solicita la opinión de alguien sobre tu trabajo, así tendrás otra visión que te ayude a ser más objetivo.

 

no hacerlo bien la primera vez:

Probablemente tendrás que volver a repetir el trabajo porque no estarás satisfecho del resultado. Esto implica que gastarás mucho más tiempo, disminuirá tu productividad y afectará a otras tareas.

 

preocuparse en exceso por las críticas y los errores:

Hay que tener en cuenta las críticas constructivas y aprender de los errores. Pero dar vueltas a los comentarios negativos recibidos y por aspectos que están fuera de tu control, no te ayudará.

 

quejarse:

Es tiempo que perdemos cuando podríamos emplear esos minutos y energía en pensar algo para solucionar el problema. También es fundamental una actitud positiva y activa ante la vida.

 

no hacer descansos:

Es fundamental reservar unos minutos entre tarea y tarea para descansar, ya que, si nos concentramos en algo durante muchas horas, estaremos acabando con nuestra energía muy rápidamente y acabaremos siendo menos productivos.

 

permitir que otros controlen tu tiempo:

Tú eres quién mejor puede decidir cuándo y cómo hacer algo y cómo organizarte mejor.

 

ntificaciones del ordenador y móvil:

Son una continua interrupción del trabajo y hacen perder la concentración constantemente. Si esperas un aviso importante, configura tu ordenador y tu móvil para que sólo suenen las alertas verdaderamente necesarias.

 

el desorden:

Tanto en tu área de trabajo, como en tu ordenador, el caos solo hará que tardes más en encontrar lo que buscas y que se reduzca tu productividad. Psicológicamente también es un problema porque te hace sentir agobiado por un montón de cosas.

 

no dormir lo suficiente:

Una rutina de sueño adecuada hará que te levantes más descansado y que no pierdas en mantenerte activo una energía que podría emplearse para realizar todo lo que te has propuesto.

 

 

 

 

 


Share with Share on Google+