Los stocks: la obesidad de los procesos

Si  queremos valorar cuál es el “estado de salud” de nuestro sistema de producción, fijémonos en la cantidad de existencias que tenemos.  

Ellas son consecuencia directa de las ineficiencias, del diseño de nuestros procesos de producción o, lo que es peor, de nuestros propios planteamientos  y decisiones.

.

Los stocks son como la grasa  del cuerpo humano. En pequeñas cantidades es buena, pero en exceso puede, incluso, suponer un peligro para la vida del individuo.

Y, ¿cuál es, generalmente, la causa de la obesidad?  La respuesta es sencilla: ingerimos más calorías de las que gastamos.

Obesidad

En muchas empresas ocurre este mismo fenómeno, y es que se fabrica más de lo que sus clientes demandan diaria o semanalmente. Como consecuencia de ello, se llegan a acumular existencias de semanas o, incluso, de meses.

Así como en las personas la obesidad se hace visible en la barriga, en las empresas, se concentra, generalmente, en los almacenes de producto final, donde al producto ya se le ha añadido todo el valor, y si no se venden esas referencias se quedan obsoletas, bien por haber  caducado, como en el caso de los productos alimenticios, o, simplemente, haber pasado de moda.

Sabedores de los peligros que la obesidad puede acarrearnos a corto y medio plazo, muchos de nosotros optamos por empezar a comer más sano, hacer una dieta sana y realizar ejercicio con regularidad.

Entonces, ¿por qué no hacer lo mismo en nuestras empresas?

Una técnica muy útil para descubrir dónde están los stocks excesivos o la “grasa” en los procesos, es el Análisis de la Cadena de Valor.

Mediante esta herramienta,  podemos determinar el tiempo de transcurso o “lead time” que tenemos, desde que nuestro proveedor envía la materia prima hasta que nuestro cliente recibe, en sus instalaciones, el producto final. Mediante este análisis, podremos establecer un plan de mejora con el fin de reducir el “lead time” y ser mucho más reactivos: tener menos “grasa” y más “músculo”, menos desperdicios y más operaciones y procesos con valor añadido.

En este otro artículo explicamos cómo Ser más productivos con el mapa de la cadena de valor.

Las técnicas Lean, aplicadas con rigor y en el momento correcto, nos van a ayudar a conseguirlo. Depende de nosotros. Es una cuestión de actitud. 

.

vicenteBONONAD2

Por Vicente Bononad Valero.

Técnico de organización y mejora continua

.

.

.


Share with Share on Google+