El G20 alerta de que la crisis del paro no se solucionará hasta 2018 si no mejoran los salarios y la productividad

Los países del G-20 presentan un informe sobre desempleo en el mundo. Asegura que los problemas de desempleo continuarán hasta 2018, si no se impulsa el crecimiento. "Necesitamos crear unos 600 millones de trabajos" en el próximo año.

La mitad de los trabajadores de los países emergentes del G-20 son pobres o están ligeramente por encima.

Los problemas del persistente desempleo y la baja calidad de los trabajos en los países del G-20 se mantendrán hasta el 2018 si no se impulsa el crecimiento, apunta un informe presentado este martes en la ciudad australiana de Melbourne.

Para solucionar la crisis del paro, los países del G-20 necesitan más y mejores empleos como base para el crecimiento sostenido y el bienestar de sus sociedades", señala el documento previo a la reunión de ministros de Empleo del Grupo de los Veinte (G-20) que se celebra entre el 10 y el 11 en Melbourne. Los países del G-20 necesitan más y mejores empleos como base para el crecimiento sostenido.

El informe advierte de la necesidad de mejorar la productividad y salarios, las oportunidades de trabajo y sus resultados entre aquellos grupos afectados por la crisis, las mujeres y jóvenes, reza el documento elaborado por la Organización Internacional del Trabajo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Banco Mundial.

"Necesitamos crear unos 600 millones de trabajos adicionales en todo el mundo en los próximos doce meses para mantener las tasas de empleo estables y hacer frente al crecimiento de la población", indicó Nigel Twose, jefe de la delegación del Banco Mundial a la reunión del G-20 en Melbourne, en un comunicado.

"Hay pocas dudas de que hay una crisis mundial en el empleo", remarcó Twose.

Los tres organismos financieros recuerdan que existen más de cien millones de personas desempleadas en las economías del G-20 y que la débil actuación del mercado laboral amenaza a la recuperación económica al restringir el consumo y las inversiones. Necesitamos crear unos 600 millones de trabajos adicionales en todo el mundo en los próximos doce meses.

El informe titulado Mercados laborales G-20: previsiones, retos claves y respuestas políticas señala que el crecimiento salarial se ha rezagado respecto al crecimiento de la productividad en muchos países del G-20 y, además, se ha ahondado la brecha de los ingresos salariales.

Asimismo los salarios reales se han estancado en muchas economías avanzadas del G-20, mientras que en las emergentes, los altos niveles de subempleo e informalidad están frenando los resultados y el futuro de la productividad.

"Quizás uno de los hallazgos más preocupantes en este informe es que más de la mitad de la fuerza de trabajo en los países emergentes del G-20, que es una cifra impactante de 837 millones de trabajadores, son pobres o estuvieron ligeramente por encima de la línea de la pobreza el año pasado", enfatizó el jefe de la delegación del Banco Mundial.

El análisis pone énfasis en los cambios demográficos y la necesidad de adoptar medidas coordinadas en el seno del G20 para crear empleos y respecto a la protección social, el diálogo social, los derechos laborales y la seguridad en el trabajo.

 

 


Share with Share on Google+