¿Y si tu jefe te ofreciera 1.500 euros por irte de vacaciones?

Algunas empresas americanas ofrecen 'semanas sabáticas' a sus trabajadores más veteranos, muchas veces acompañadas de una remuneración. En la práctica, afrontan ciertas dificultades.

Con el fin de destacar en el mercado de contrataciones y mostrar que les preocupa que sus empleados puedan sentirse agotados, algunos empresarios están probando nuevos programas sabáticos.

Pero a diferencia de los semestres y los años sabáticos habituales entre los académicos, los nuevos programas, que por lo general mantienen el salario completo, son más cortos –con una duración de una semana– y tienen lugar en una fase anterior de la trayectoria de un empleado en una compañía.

En Deloitte, por ejemplo, los empleados pueden coger un permiso tras una permanencia de seis meses, mientras que la plantilla de Birchbox tiene un periodo de tres semanas sabáticas al cumplir su tercer año en la compañía de comercio electrónico de productos de belleza.

"Un periodo sabático es una forma de reconocer que todo el mundo necesita un respiro en determinado momento", señala Marla Kaplowitz, la consejera delegada en Norteamérica de la agencia de medios de comunicación MEC, que el año pasado lanzó su propio programa sabático.

'Complejo de mártir'

Para algunos, calificar este tipo de permisos como "sabáticos" resulta extraño. Los empleados estadounidenses suelen cohibirse a la hora de tomarse una semana de descanso, por no hablar ya de dos. Según un nuevo informe de la Asociación de Viajes de EEUU, los empleados norteamericanos se cogieron una media de 16 días de vacaciones el año pasado, frente a los 20,3 días de los que disfrutaban antes de 2000.

relax_computer_garden_chair_terrace_balconyDe acuerdo con este informe, esa tendencia se ve motivada por el "complejo de mártir del trabajo" y por la creencia de que un exceso de tiempo lejos de la oficina puede, a la larga, perjudicar sus carreras.

The Motley Fool ofrece de cuatro a seis semanas sabáticas a los empleados más veteranos. Y los trabajadores que lleven más de un año tienen la oportunidad de obtener un permiso a través de una actividad mensual, cuyo ganador debe desconectar del trabajo dos semanas consecutivas de las cuatro siguientes.

El programa fue diseñado hace ya ocho años para garantizar que la compañía puede funcionar sin una persona concreta, según explica Sam Cicotello, la ejecutiva de The Motley Fool que supervisa la iniciativa en la actualidad. Aun así, alrededor de la mitad de los nombres escogidos intentan rechazar el premio, pese a los 1.000 dólares que trae consigo. No creen que su trabajo pueda esperar o ser hecho sin ellos. "Casi todos quieren ganar hasta que lo hacen", comenta Cicotello.

Un empujón... para todos

Birchbox tiene una política de vacaciones ilimitadas, pero su consejera delegada, Katia Beauchamp, señala que los trabajadores pocas veces se toman más de una semana libre. Así que este año empezó a proporcionar a los empleados que llevan al menos tres años en la firma tres semanas "tribáticas", con una remuneración de 750 dólares.

"En los primeros casos, dio verdadero miedo", explica Beauchamp. "Tus empleados más veteranos son los que se marchan". Sin embargo, apunta, los trabajadores menos experimentados redoblaron sus esfuerzos y mejoraron sus habilidades, y los otros empleados volvieron a sus puestos, tres semanas después, con fuerzas renovadas.

Retención del talento joven

En industrias con una alta rotación entre los empleados más jóvenes, las compañías podrían tener que acelerar los programas sabáticos para apreciar resultados.

1511196Intel, que ofrece desde hace tiempo a los trabajadores estadounidenses y canadienses que llevan más siete años en la compañía ocho semanas de vacaciones, modificará su política el próximo enero. A partir del año que viene, los empleados podrán escoger entre disfrutar de cuatro semanas transcurridos cuatro años, o esperar a las ocho semanas más adelante.

Ogden Reid, vicepresidente de compensaciones y beneficios globales de Intel, anticipa que el cambio mejorará el atractivo de la compañía de cara a los universitarios recién licenciados. "Es difícil que mantengan sus cerebros en un mismo sitio durante siete años", dice.

Ahora bien, de acuerdo con Charlotte Fritz, profesora auxiliar de psicología industrial y organizativa de la Universidad del Estado de Portland, si bien los niveles de estrés de los trabajadores se reducen después de pocas semanas, los beneficios no duran mucho.

¿Quién asume su trabajo?

Asimismo, en el caso de las empresas más pequeñas que poseen programas sabáticos, la absorción de la carga de trabajo extra puede suponer un reto.

La compañía de recepcionistas virtuales de Portland Ruby Receptionists lanzó un programa sabático en 2012, cuando contaba tan sólo con 50 empleados. Su consejera delegada, Jill Nelson, asegura que no tiene ninguna queja sobre la aplicación del programa de cinco semanas libres, que ofrece además tres sesiones de orientación personal y profesional para que los trabajadores no desperdicien la oportunidad, y una remuneración de 1.000 dólares si acceden a que la compañía haga pública su historia.

Por su experiencia, una vez han transcurrido varias semanas de descanso, a menudo sus compañeros de trabajo empiezan a anhelar su regreso, y algunas cosas en la oficina "tienen que esperar" cuando en la compañía, que cuenta ahora con 190 empleados, hay falta de personal, explica Nelson.

Asimismo, cuando los trabajadores regresan, lo hacen con fuerzas renovadas, pero pueden encontrarse con que algunas cosas han cambiado. Una directiva se encontró a su vuelta con que su departamento había sufrido una reestructuración total, confirma Nelson.

 

www.expansion.com


Share with Share on Google+