¿Sabías que la siesta mejora la productividad laboral?

Los seguidores de la siesta, la famosa y tantas veces criticada costumbre española, estamos de enhorabuena porque son varios los estudios que recientemente han demostrado los múltiples beneficios de lo Camilo José Cela apodaba el “yoga ibérico”.

.

Sin ir más lejos, la Universidad de Atenas publicó un estudio en el año 2007 donde se afirmaba que aquellos afortunados que podrían disfrutar de unos minutitos de sueño después de comer, al menos tres días a la semana, presentaban un 37% menos de probabilidades de sufrir un ataque al corazón. Pero vamos a matizar, por siesta, los estudios se refieren a una cabezadita de entre 20 minutos y media hora, no os penséis que estamos hablando de las tan maravillosas siestas de pijama y orinal caracterizadas por acostarse de día y “reincorporarse a la vida” cuando ya es noche cerrada, que nos conocemos… Además, hay muchas otras investigaciones que sostienen que dedicar media hora cada tarde a descansar, mejora significativamente la productividad y el bienestar y reduce los tiempos de reacción, lo que a su vez disminuye la capacidad de cometer errores. Vamos, que la siesta es la panacea.

En Estados Unidos (EE.UU), esta cabezadita se conoce como power nap, apelativo que ha llegado a España traducido como turbosiesta, o lo que es lo mismo, echarse a los brazos de Morfeo una media de 20 minutos. Según los expertos, los beneficios de la turbosiesta consisten en que el cuerpo y la mente descansen sin llegar a la llamada Fase de ondas cortas, tras la cual despertarse empieza a resultar más fastidioso despertarse y nos deja más somnolientos.

¿Lo mejor? que uno puede echarse una o varias siestecitas al día, según lo demande el cuerpo, aunque el momento donde esa necesidad se hace más acusada es a partir de las ocho horas después de despertarnos, que suele coincidir con la hora post-comida, y son muchos los que lo achacan al proceso de digestión. Sin embargo, la realidad es que nuestro cuerpo, siempre sabio, está reclamando ‘tiempo muerto’.

La NASA, la Agencia Espacial Estadounidense, pionera siempre, ha sido una de las primeras en estudiar los beneficios que las turbosiestas aportan a los astronautas (el resto de trabajadores tendrán que seguir trabajando del tirón, al menos de momento). Por su parte, el Instituto Americano de Salud Mental afirmó en su momento que, tras una cabezadita aumenta un 20%  la capacidad de aprender una habilidad motora.

Un ejemplo más de que las turbosiestas y sus bondades están empezando a hacerse un hueco entre las empresas, es que Google ha habilitado una zona para que sus trabajadores puedan, si lo desean, descansar; pero afirma que el reposo, aunque recomendable, no es obligatorio. Esto es consecuencia de todo lo que os hemos contado: de los demostradísimos beneficios físicos y neurológicos que tiene la siesta, muchos de ellos aplicables a la productividad laboral. Y es que, como dicen los expertos, estar descansar “no es un privilegio, es una necesidad”.

 

pida presupuesto:

mejora de la calidadEn todos los relacionados con la productividad, logística y eficiencia de su empresa, SIMPLE PRODUCTIVIDAD le ofrece soluciones eficientes y rentables.

Póngase en contacto con nosotros y le elaboraremos un presupuesto de actuación de manera totalmente gratuita.

  • EMAIL: info@simpleproductividad.es
  • TELÉFONO: 686 708 578 

.


Share with Share on Google+