Valor añadido VS despilfarro (soluciones del Lean Manufacturing)

Una de las estrategias del Lean Manufacturing consiste en analizar y medir la eficiencia y productividad de todos los procesos en términos de “valor añadido” y “despilfarro”.

El Lean Manufacturing mide la eficiencia y productividad de los sistemas de fabricación. Las empresas usan los indicadores de productividad como medida clave del rendimiento de sus procesos pero si las mediciones se realizan sobre lo que hacemos, sin plantearnos si está o no bien hecho, si tiene o no “valor”, es muy probable que las cifras camuflen todo el potencial de mejora de competitividad y costes de nuestro sistema.

.

el valor añadido:

valorANADIDOEl valor se añade cuando todas las actividades tienen el único objetivo de transformar las materias primas del estado en que se han recibido aotro de superior acabado que algún cliente esté dispuesto a comprar. Entender esta definición es muy importante a la hora de juzgar y catalogar nuestros procesos.

El valor añadido es lo que realmente mantiene vivo el negocio y su cuidado y mejora debe serla principal ocupación de todo el personal de la cadena productiva.

.

el despilfarro:

En este punto, en el entorno Lean se define “despilfarro” como todo aquello que no añade valor al producto o que no es absolutamente esencial para fabricarlo. No se debe cometer el error de confundir desperdicio con lo necesario, es decir, cuando identificamos una operación o proceso como desperdicio, por no añadir valor, asociamos dicho pensamiento a la necesidad de su inmediata eliminación y eso nos puede crear confusión y rechazo.

Cabe señalar que existen actividades necesarias para el sistema o proceso aunque no tengan un valor añadido. En este caso estos despilfarros tendrán que ser asumidos.

Si las empresas actúan en la línea de la eliminación de los despilfarros dispondrán de la herramienta más adecuada para mejorar sus costes. Precisamente Lean surgió cuando las empresas ya no podían vender productos a partir del cálculo de sus costes, fueran los que fueran, más un porcentaje de incremento por beneficios.

Con el pensamiento Lean, la estructura de precios se fundamenta en la ecuación simple:

Coste = Precio de mercado – Beneficio.

En un planteamiento Lean se parte del precio que el mercado está dispuesto a pagar y del beneficio que se desea obtener para afrontar la minimización de costes combinando, reduciendo o eliminando tantas actividades sin valor añadido como sea posible.

Las organizaciones cuentan con un enorme potencial para reducir costes y ofrecer mejores productos a los clientes si simplifican o eliminan las actividades de valor reducido.

En el entorno Lean la eliminación sistemática del desperdicio se realiza a través de varios pasos que tienen como objetivo la eliminación sistemática del despilfarro y todo aquello que resulte improductivo, inútil o que no aporte valor añadido y que recibe el  nombre de Hoshin (Brújula). Lo podríamos simplificar en:

• Reconocer el desperdicio y el valor añadido dentro de nuestros procesos.

• Actuar para eliminar el desperdicio aplicando la técnica Lean más adecuada.

Le invitamos a leer este interesantes artículo sobre las 10 técnicas básicas del Lean Manufacturing.

.

conócenos:

mejora de la calidadRecuerde que el SIMPLE PRODUCTIVIDAD somos expertos en logística y que podemos ayudar a su empresa a una mejor optimización de sus recuersos, aprovechamiento del espacio y el tiempo de sus almacenes y en la reduccion de existencias. Y, por ende, al mejor rendimiento y productividad de su empresa. Confíe en Simple Formación.

Póngase en contacto con nosotros y le elaboraremos un presupuesto de actuación de manera totalmente gratuita.

  • EMAIL: info@simpleproductividad.es
  • TELÉFONO: 686 708 578

.


Share with Share on Google+