IMPLICACIÓN DE LAS PERSONAS


 IMPLICACIÓN DE LAS PERSONASPara maximizar los resultados de calidad, servicio al cliente y productividad son imprescindibles, al menos, que se den tres circunstancias: el compromiso de la Dirección, la implicación de las personas y el trabajo en equipo. 

¡¡Para mejorar hay que medir!!. Debemos conocer la situación de partida siempre. Por ejemplo, para aumentar la productividad de nuestros procesos tenemos que crear, previamente, indicadores que nos muestren el coste en minutos de un producto o para mejorar la calidad, el porcentaje de piezas realizadas a la primera.

¿Hemos tenido mejoras significativas, y continuadas, de resultados en términos de calidad, servicio al cliente, productividad, implicación de las personas o reducción de los costes de lanzamiento de los nuevos productos con los métodos tradicionales?

Únicamente podremos conseguirlo con la implementación o mantenimiento de un Sistema de Excelencia, también denominado Lean Manufacturing, en el que todos los departamentos y funciones de la empresa estén comprometidos.

En este sentido, las auditorías del Sistema de Excelencia nos permiten:

  • Conocer en qué medida nuestros procesos productivos y de gestión se acercan al Lean Manufacturing
  • Detectar oportunidades de mejora en todas las áreas de la empresa
  • Elaborar un plan de trabajo integral para mejorar los resultados

.

implicación de las personas

implicacion-de-las-personasPara maximizar los resultados de calidad, servicio al cliente y productividad son imprescindibles, al menos, que se den tres circunstancias: el compromiso de la Dirección, la implicación de las personas y el trabajo en equipo. El Sistema de Excelencia, únicamente estará completo si logramos involucrar y motivar a las personas para conseguir nuevos retos y objetivos.

Definitivamente, lo que diferencia a una empresa, de su competencia, son los sistemas y las personas. Para ello, es fundamental, entre otros aspectos, priorizar la seguridad de los empleados, disponer de un entorno de trabajo limpio y ordenado, una buena comunicación, entrevistas personales de evaluación del desempeño, planes de polivalencia y un sistema de sugerencias de mejora.

.

.

.